jueves, 16 de julio de 2009

sol de invierno

la noche, rompió su hechizo de alcoholes
la furia sensual de un blues fue mutando
en tango, al pasar, por un puesto de diarios.
ahora, un sabroso cigarro dulce
dulce como un sol de invierno
tibio como esas tetas tibias
que embrujan viajes de nostalgias,
de un cuerpo que ha perdido el rostro
y solo estallan flashes, destellos rotos
de amor amargo
de un nombre adorado
de un nombre que duele al pie de la carta del adiós...
el paso de los años
el peso del dolor se instala en todas las cosas
se asienta cómodamente
en las tierras del alma
como un pueblo
domado por la profunda tristeza.
entonces...todo bien
todo pasa a importar un carajo
y disfruta mi corazón amanecido
un sol dulce de invierno
que se reparte por las veredas del barrio,
esta melodramática resaca de ojitos achinados,
ahora que recuerdo...mujer sin nombre
anoche nos curtimos en un ritual de sexo...
lo se...
por que todavía esta tu esencia entre mis dedos...

9 comentarios:

  1. Hey, compadre de historias, buena ecritura, que mas decirte? siempre transportas a todo el mundo con esas...tatuadas palabras. Muy copado
    Alli estaré para hundirme de demencia algunas hrs. Que feo emergir de nuevo eh? Es asi la vida...Nos vemos, por ahi lleve un texto, tendre que improvizar. Adios, poeta

    ResponderEliminar
  2. Ese sol de invierno puede ser una frontera que divida el otoño de la primavera.

    ¿Se dirige a la primavera? ¿Vamos al otoño? ¿Podemos luchar para ir donde queramos? ¿Merece la pena?

    Y muchas preguntas mas.



    John W.

    ResponderEliminar
  3. ¿Para que preguntar un nombre? al final, ningun de los dos estara en la cama amaneciendo...

    ¿Para que preguntar un nombre? Si el misterio aumenta el extasis...

    Pareces que eres el alumno rebelde de william blake ;)

    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  4. Cuanta nostalgia, cuanto romanticismo... y el sonido acompasado...
    Me gusto
    besos!

    ResponderEliminar
  5. Porque asi suele ser, al despertar con el sol de invierno.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No hay nombres para el amor, no debemos nombrar esos rituales. Es mejor enmudecer las lenguas para recordar la esencia de nuestras mejores experiencias. Y el nombre, qué es? Sólo una denominación, que no dice, que nunca dice quién fuiste, ni quien fue esa mujer áquella noche.

    ResponderEliminar
  7. Me ha costado un poco leer este rojo furioso entre uvas!! pero al final lo logre!!! muy bueno como siempre amigo,no podia esperar menos de vos!!!
    Saludos, hoy el capuccino lo invito yo

    ResponderEliminar
  8. ahh, aca estoy otra vez.
    muchisimas gracias por pasar la verdad que usted siempre me da aliento a seguir.
    ESPERO QUE SIga bien.
    :)

    ResponderEliminar