domingo, 22 de marzo de 2009

LA MIRADA

LA MIRADA del yiro de plaza flores
LA MIRADA del vendedor ambulante
LA MIRADA del muerto de amor
LA MIRADA de una piba del Moyano
LA MIRADA del ebrio lustrabotas
LA MIRADA del que arde en nostalgias
LA MIRADA de la nena que vende flores
LA MIRADA del ultimo tipo del ultimo bar
LA MIRADA vampiresa lesbiana
LA MIRADA del marido abandonado
LA MIRADA de esposa maltratada
LA MIRADA del niño que no encaja
LA MIRADA de enfermera de hospital
LA MIRADA perdida en baires
LA MIRADA soñadora en un subte
LA MIRADA presa de unos ojos
LA MIRADA humeda en deseos
LA MIRADA enloquecida de un fantasma
LA MIRADA triste, triste de un preso
LA MIRADA animal de un animal...
todas son una sola mirada, mi mirada...

10 comentarios:

  1. Tu mirada, llena de imagenes de la mismisa baires, cotidianas, hambrientas de esperanza.

    Buena semana para vos, querido.

    ResponderEliminar
  2. Miradas. Solo se trata de eso a través de cualquiera de nuestros cinco sentidos.
    Impresiones, recortes propios de la realidad ajena.

    Buen blog!! me quedo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario y por seguirnos, tambien te seguiré.
    Un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La mirada de esta mujer asombrada por no poder tener ni la mitad de sus miradas, pero agradecida de poder ver a través de sus ojos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. agregaría la mirada de los hijos!






    abraxo!

    ResponderEliminar
  6. y si es verdad que tantas miradas se reunen en una sola...

    cuanto poder debe tener....

    (mirada filosa)

    besos queridisimo Buk!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu consejo, eso ya lo he intentado y me es imposible, lo amo demasiado, gracias de todos modos, yo creo que él me ama lo que ocurre es que es así poco romantico, yo soy una persona que necesita muchos mimos y eso él lo sabe, pero tiene su forma de ser y no sabe entenderme, pero supongo que no es porque no me quiera, a ver que pasa en estos días.
    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  8. Solo empañada por la mirada de los que no saben mirar...

    ResponderEliminar